Blog

estas páginas se utilizan como publicación en línea

 

«EL PAPEL DE LA FOTOGRAFÍA: AFAL, NUEVA LENTE Y PHOTOVISION»

Texto de presentación

 Exposición organizada por la Biblioteca Nacional de España en noviembre de 2005

 

EXPOSICIÓN

 

La exposición «El papel de la fotografía: Afal, Nueva Lente y PhotoVisión» —tres revistas difusoras y catalizadoras de la fotografía española desde los años cincuenta hasta los noventa— trata de mostrar el importante papel que tuvieron estas tres publicaciones como impulsoras de la fotografía de creación debido a su empeño en abordar la fotografía desde perspectivas nuevas y diferentes.

 

 

AFAL

 

La revista Afal se publicó entre 1956 y 1963. La Asociación Fotográfica Almeriense da nombre a la publicación, que se tiraba en una modesta imprenta local, compuesta letra a letra y cuyos fotograbados de cobre y madera se imprimían en una vieja Minerva plana.

Sus fundadores, José M.ª Artero y Carlos Pérez Siquier, comenzaron publicando un boletín donde se daba testimonio de los salones fotográficos, y que rápidamente quedó superado por la apuesta de una revista más seria y comprometida, convirtiéndose en el aglutinante de las inquietudes de jóvenes fotógrafos en toda España.

Carlos Pérez Siquier, director de Afal comenta cómo la revista «consiguió erigirse como portavoz de una nueva generación de jóvenes fotógrafos, dispersos por toda la geografía nacional, que reivindicaban la autenticidad de la imagen sobre la calidad técnica y los valores formales que entonces fomentaban el academicismo pictorialista. Documentaba la realidad cotidiana del tiempo que nos había tocado vivir, un humanismo social, una preocupación por la imagen como instrumento de cultura y comunicación».

La censura fue un problema constante para la revista cuyos contenidos, tanto gráficos como literarios, tenían que pasar por el Ministerio de Información de Almería y Madrid. De esta manera, y dicho por su editor, «numerosos textos de cine y fotografías fueron prohibidos o censurados en parte, bien por la ideología del régimen imperante, o por supuestas transgresiones a la moral y las buenas costumbres».

Aún con todas las dificultades, la revista llegó a tener una edición bilingüe (español y francés) y contó con corresponsales en París, Milán, Bruselas y Londres. Mantuvo una prolífica comunicación con publicaciones extranjeras que culminó con la divulgación de exposiciones como la de Otto Steiner deFotografía Subjetiva, el grupo La Ventana, de México, y su Fotografía Realista, o la de Fotografía Abstracta: Joven fotografía belga. Así mismo, el Grupo Afal expuso en varias ciudades europeas.

En los comienzos de 1964 Afal agoniza por una falta de apoyo financiero, las instituciones no supieron ver la trascendencia de este medio y como tantas otras publicaciones que nacen por una iniciativa personal o de un grupo, murió por problemas económicos.

 

 

 

NUEVA LENTE

 

Nueva Lente nace en julio de 1971 de la mano de Pablo Pérez Mínguez y Carlos Serrano, directores artísticos hasta mayo de 1975. En este momento Jorge Rueda tomará el mando hasta febrero de 1979, momento en que vuelven Pérez Mínguez y Carlos Serrano, para hacer cinco números más. De ahí hasta 1983 la revista se seguirá publicando, aunque ya nada tendrá que ver con el «espíritu Nueva Lente», esto es: un proyecto vanguardista con ánimo de ruptura e innovación, aquejado de un experimentalismo militante y portando la ambigüedad como bandera.

Impulsa la fotografía desde nuevas intenciones, por medio de convocatorias abiertas y sin restricciones, a través de lo que ellos mismos llamaron Nueva Fotografía. Uno de sus lemas era el de crear un «género poético de la banalidad y el absurdo».

Las portadas, lo más revulsivo de la revista y secciones como Guiagráfica primero y Bombon Era después, supusieron formas radicalmente distintas, hasta entonces, de entender la fotografía, la imagen y el texto. Un juego con los lectores en que ¡Vale todo! ¡Absolutamente todo! «Participación total, cualquiera puede ser artista». 
Nueva Lente, además, hizo un continuado esfuerzo por ofrecer en sus páginas una amplia muestra de las vanguardias fotográficas internacionales, representantes de las diversas tendencias estéticas. Bernard Plossu y Duane Michals, entre otros, fueron referencias inspiradoras para muchos fotógrafos que publicaron en la revista. Su existencia contribuyó a dar a conocer fuera del país la efervescencia creativa de esos años.

 

 

 

PHOTOVISION

 

Nace en 1981 con el propósito de llenar un vacío en el mercado de las revistas españolas de fotografía. Con una calidad de impresión muy superior a lo conocido hasta el momento y bajo la fórmula del monográfico. Quiere ser un canal de difusión y un foro de debate de la fotografía. Los artífices, Joan Fontcuberta, Ignacio González y Rafael Levendfeld, fueron convocados por su primer director, Adolfo Martínez. 

En Photovisión los planteamientos teóricos ocupan un lugar privilegiado. Se cuestiona la especificidad del medio fotográfico y se plantea la fotografía como la aventura de un proceso. La revista hace una labor de recuperación y estudio de nuestro pasado fotográfico, es el caso del monográfico dedicado a Josep Renau y rescata del olvido archivos fotográficos que sorprenden por su modernidad.
No menos importante es el interés mostrado en autores extranjeros contemporáneos como André Gelpke o Joel Peter Witkin, o históricos como Martín Chambi. Digamos que no hay fronteras espacio temporales a la hora de seleccionar un artista, se exige, eso sí, riqueza y coherencia en la obra.